Estudio técnico de las instalaciones.

Es importante analizar, detectar y determinar las condiciones de una instalación para una correcta higienización; Planificación adecuada, elección de medios mecánicos, productos más convenientes y personal específico para cada labor, así como la correcta aplicación de los procedimientos de higiene.

Propuesta económica.

Una vez analizadas las instalaciones por nuestro equipo técnico y ya en conocimiento de las necesidades concretas de cada servicio, se realiza una propuesta económica determinada por el estudio previo y siempre teniendo en cuenta las necesidades de nuestra clientela y el servicio a realizar.

Implantación del sistema.

Es en este momento cuando se ponen en marcha todos los departamentos de la empresa, para dar una respuesta eficaz y efectiva a los compromisos adquiridos con cada cliente. Puesta en marcha del Sistema, con implicación de todos los departamentos de la empresa para una correcta consecución de los compromisos de calidad o producción del cliente.

Certificación de la higienización.

Finalizado el servicio solicitado se elabora un informe técnico de las tareas realizadas, así como la emisión de la certificación correspondiente.